Nutrition is my jam!

¿Y si nos mantenemos conectados? Te puedo dar tips diarios por medio de mis redes sociales.

Como disminuir el daño de los antibióticos en la flora intestinal

  -  Nutrición   -  Como disminuir el daño de los antibióticos en la flora intestinal

Como disminuir el daño de los antibióticos en la flora intestinal

El consumo excesivo de antibióticos es la principal razón por la que se desarrolla la disbiosis, lo que no es nada más que un desequilibrio entre la bacteria buena y la mala en nuestro intestino. Son la razón por la que tantas personas presentan problemas digestivos sin estar conscientes de que es la consecuencia del sobre consumo de esos medicamentos. 

Sin embargo, no consumir antibióticos o retrasarlos durante una infección grave también tiene sus consecuencias. Como terminar en un hospital lleno de fiebre con una dosis de alta resistencia intravenosa, que eso nadie espera.

¿Entonces? ¿Como podemos cuidar nuestra microbiota intestinal y salvarnos de una infección?



No es nada más que tomar medidas estratégicas para contrarrestar el dato con los suplementos adecuados, incluidos los probióticos.

¿Como consumir probióticos para protegerte durante el tratamiento con antibióticos?



1.- El primer paso es un probiótico, por supuesto, (pero no un probiótico tradicional basado en bacterias) sino, una levadura apta para el intestino, que se conoce como Saccharomyces boulardii.

Estudios demuestran que la S. boulardii protege la capa superior de los intestinos la cual es la primera que se daña al desarrollar una disbiosis lo cual nos puede llevar a un síndrome de intestino permeable (con todo y sus consecuencias). También nos puede proteger contra el desarrollo de una infección por C. defficile como resultado de un tratamiento con antibióticos.

La dosis recomendada de Saccharomyces boulardii (con o sin prebiótico como FOS – fructooligosacaridos) es de 2 cápsulas por cada dosis de antibióticos, solo es necesario asegurarse de que cada cápsula contenga 5 billones de UFC (unidades formadoras de colonias).

2.- En términos de tipo de probióticos es mejor elegir uno de cepas múltiples  con al menos 100 billones de UFC

. Es importante, tener en cuenta que cuando se toma un probiótico con un antibiótico el tiempo es importante para maximizar la efectividad.

La dosis de muchos antibióticos es de 2 veces al día cada 12 horas. Por lo tanto, tendrías que tomar tu probiótico de 100 billones de UFC de múltiples cepas una vez al día, ya sea antes de la comida con el estomago vacío (mínimo 4 horas después de la primer dosis de antibiótico) o antes de dormir, prácticamente 4 horas posteriores a tu consumo de antibióticos.

Te recomendaría seguir este régimen de probiótico de S. boulardii + 100 billones de UFC durante el tratamiento antibiótico y continuarlo durante 6 semanas posteriores para ayudar a que el intestino se recupere al máximo

Y como si fuera poco los antibióticos no solo pueden dañar tu flora intestinal, sino también estos podrían drenar tu energía y esto es porque afectan a las mitocondrias, las cuales son pequeñitas fabricas de energía dentro de cada una de las células de nuestro cuerpo.



Por suerte, existen opciones que protegen estas fabricas de energía intracelular de los efectos dañinos de los antibióticos o de otros medicamentos tan agresivos .

Por eso también podríamos incluir en nuestro régimen de recuperación a la N- aceite cisterna (NAC) 


la NAC es un supernutriente que aumenta las reservas intracelulares del desintoxicador más importante de nuestro cuerpo, el glutation.



El glutation prácticamente es el jefe de todas las moléculas desintoxicantes y mantiene nuestras células sanas y salvas, eliminando de manera eficiente las toxinas de nuestro cuerpo. (si, teatox que compraste en instagram no tiene nada que ver)

El consumo recomendado de NAC es de 1 a 2 cápsulas de 500 mg dos veces al día. El requerimiento total es de 1000 a 2000 mg al día.

En pocas palabras lo que les quiero dejar con esto es que los antibióticos no deben de tomarse a la ligera, evita automedicarte y consulta a tu medico o profesional de salud.